Ir a la playa todo el año mejora tu creatividad

Muchas veces hablamos de la necesidad de disfrutar de las cosas del día a día para escapar de la rutina, pero siempre desde el punto de vista de las sensaciones. Pero poco a poco, empezamos a encontramos estudios científicos que avalan los beneficios para el ser humano de saborear situaciones a priori simplemente placenteras como ir a la playa en cualquier época del año para despejar la mente.

Disfruta de la playa todo el año

Según varios medios digitales visitar la playa y disfrutar de los olores y el ambiente que ahí se respira suponen para nuestro cerebro beneficios más allá del físico: reduce la depresión y el estrés, mejora tu creatividad, y te hace cambiar de perspectiva viendo la vida desde un modo más calmado y reflexivo.

Aunque relacionemos la playa con el verano, la sombrilla, y el chiringuito, en realidad, dar un paseo, disfrutar de una brisa marina o ver el atardecer, son actos que podemos disfrutar todo el año y de los que como se ha comprobado nos podemos aprovechar de multitud de beneficios.

Cuando las personas estamos relajadas nuestra mente funciona mejor y reacciona de una forma más positiva y activa que cuando estamos saturados. De hecho, en estos estudios se ha comprobado que situaciones placenteras como ir a la playa puede ayudar en este sentido incluso a mejorar problemas respiratorios, infecciones, y favorecer el funcionamiento correcto del metabolismo y la presión arterial.

Os dejamos con una lista de Pequeños Placeres que podrás disfrutar en la playa para que no se te escape ninguno, y de los que la mayoría, podrás hacerlo en cualquier época del año:

  • Andar por la orilla mientras las olas te chocan en el pie.
  • Estar tumbado en la playa un día que hace frío, pero notar el calor de los rayos de sol en tu piel
  • Dar un largo paseo en buena compañía.
  • Ver el atardecer o el amanecer desde la playa.
  • Observar cómo la marea se lleva las huellas de tus pies.
  • Quedarte embobado viendo cómo crece la marea.
  • Cerrar los ojos y escuchar solo cómo rompen las olas.
  • Ver a los niños jugar con la arena y a los “padres-arquitecto”.
  • Hacer dibujitos en la arena con el dedo.
  • Volver de la playa y dejar la ducha llena de arena.
  • Bañarte desnudo en el mar.
  • El olor del protector solar.
  • Escuchar a las gaviotas.
  • Encontrar cangrejitos y conchas.
  • Observar las estrellas tumbado en la arena.
  • Mojarte y rebozarte en la arena como una croqueta.
  • Zambullirte en el agua y nadar sin rumbo.
  • Enterrar los pies en arena fría cuando tienes mucho calor.
  • El primer chapuzón del verano.
  • Pegarte una caracola al oído y escuchar el “mar”.
  • Echarte aftersun después de un día de playa.
  • Pisar la arena lisa por la mañana cuando aún no está pisada.
  • El olor a playa cuando bajas del bus después de un largo viaje.

Recuerda que la lista no acaba aquí, existen infinitos placeres esperándote, por lo que no desaproveches ningún momento que puedas saborear… ¡¡la felicidad está en todas partes!!

GRACIAS por leernos.

SÉ FELIZ.

Si te gustaría visitar la tienda de regalos originales que hemos preparado a partir de placeres que todos tenemos pincha aquí.

Todavía no hay comentarios

¡Anímate a comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.