Lecciones de vida de alguien que no tiene ni puta idea

Tenemos que confesaros que nos hace muy felices ver el feedback que están teniendo los últimos post de este blog y las publicaciones en redes sociales. A Carlos porque, como periodista, le encanta comunicar y hacer llegar a los demás su forma de ver la vida y a mí porque no suelo escribir para que otros me lean por miedo a hacerlo mal, pero me lo he propuesto como reto personal y aquí estoy, haciendo lo que puedo.

Lecciones de vida de alguien que no tiene ni puta idea

Por eso, y antes de que pueda surgir alguna controversia, queremos dejar claro que todo lo que escribimos es opinión pura y dura. No somos psicólogos, ni coaches, ni gurús de la felicidad, ni pretendemos serlo. Tenemos cero autoridad y todo lo que aquí plasmamos es discutible pero nos hace ilusión compartir lo que pensamos y saber lo que pensáis vosotros, conoceros un poco más y ver cuánto tenemos en común.

El libro de los Pequeños Placeres

Cuando salió a la venta nuestro libro ocurrió algo parecido, nos daba vergüenza que los demás lo leyeran por miedo a su opinión. Pasamos meses leyendo a Csíkszentmihályi, Seligman, Bernabé Tierno y Thich Nhat Hanh, intentando aprender sobre psicología positiva y cómo se relaciona con los pequeños placeres. Queríamos ser más profesionales en un mundo tan preparado y lleno de conocimiento, no queríamos defraudar y nos obsesionamos con hacerlo perfecto. Evidentemente, no quedó tan así, pero al final nos salió un libro bastante gordo, lleno de nuestras humildes interpretaciones sobre la felicidad, optimismo y buen rollo.

La editorial nos ofreció la oportunidad de publicar ese librito lleno de color y de cariño que podéis encontrar en la tienda, con muchas menos páginas pero muy bien hecho. Y, aunque al principio fue difícil asimilar el cambio, no podemos estar más contentos de cómo quedó.  Pensamos que, si nuestro objetivo final es contagiar el entusiasmo por la vida y las pequeñas cosas, el formato es lo de menos. (Gracias a Zenith, una vez más)

Después de más de un año a la venta, ya nos hemos acostumbrado a ver a nuestro pequeño bebé en las librerías y a aceptar opiniones de toda índole. Seguimos opinando que es precioso.

Tú también puedes hacerlo

La lección que sacamos de esto es que, siempre desde el respeto, todos tenemos algo que aportar, da igual la forma y el momento. No sabes si quien te lee puede encontrar en tus palabras un apoyo o una inspiración. Somos la suma de lo que aprendemos desde pequeños y recibimos información constantemente, por lo que, todo lo que llega a nosotros puede influir en nuestra manera de ver la vida.

No hace falta escribir un libro, ni dedicar decenas de horas a las redes sociales para expandir un mensaje… si eres una persona alegre o crees que puedes ayudar a alguien, tu labor en la vida es importante para los demás.

Lecciones de vida de alguien que no tiene ni puta idea - Post blog Pequeños Placeres

Todavía no hay comentarios

¡Anímate a comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.