Llegar a casa y encontrarte la cena preparada

Llegar a casa y encontrarte la cena preparada

 

Levantarte temprano, trabajar, tener un día duro y que se te alargue la jornada hasta bien tarde… llegas a casa reventado, PERO, descubres que esa persona que te quiere mucho ¡¡te ha preparado la cena de sorpresa!! ¡¡Qué maravilloso momento!! Y encima es algo que te gusta… ¡¡puro amor!!

Disfruta de éste y de todos los Pequeños Placeres que ya te rodean, ¡¡la felicidad está en todas partes!!

 

Si te apetece, puedes visitar la Tienda de regalos originales  de los Pequeños Placeres pinchando aquí.

También te puede interesar

Darte una buena ducha después de un día duro - Pequeños Placeres
Si te caes te levantas, te sacudes el polvo, ¡y sigues caminando! - Pequeños Placeres
Quedarte turupi 10 minutos de siestecilla en el sofá - Pequeños Placeres
No siempre debes esperar al momento perfecto, a veces tienes que atreverte a saltar - Pequeños Placeres
Que te suban el sueldo - Pequeños Placeres
Los pasos que no te atreves a dar también dejan huella - Pequeños Placeres
Darle la Vuelta a la Almohada y que Esté Fría

Darle la vuelta a la almohada y que esté fría

 

De los placeres que más universales que siempre se repiten en la lista de todo el mundo son los que están relacionados con dormir. Los días que terminas cansídisimo y te tumbas por fin en cama, despertar de madrugada y ver que aún te quedan horas para despertar, dormir cinco minutos más cuando suena el despertador, o no perdonar una siesta en fin de semana… placeres que a todos nos gusta. Pero entre ellos, destaca uno que es genial: ese momento en que despiertas por la noche y ya tienes la almohada calentita de haber puesto la cara durante mucho rato, y de repente, le das la vuelta y notas como aún esa parte esa fresquita y no puedes evitar sonreír del gustito, ¡¡qué maravilloso momento!!

Disfruta de éste y de todos los Pequeños Placeres que ya te rodean, ¡¡la felicidad está en todas partes!!

 

Si te apetece, puedes visitar la Tienda de regalos originales  de los Pequeños Placeres pinchando aquí.

También te puede interesar

Darte una buena ducha después de un día duro - Pequeños Placeres
Si te caes te levantas, te sacudes el polvo, ¡y sigues caminando! - Pequeños Placeres
Quedarte turupi 10 minutos de siestecilla en el sofá - Pequeños Placeres
No siempre debes esperar al momento perfecto, a veces tienes que atreverte a saltar - Pequeños Placeres
Que te suban el sueldo - Pequeños Placeres
Los pasos que no te atreves a dar también dejan huella - Pequeños Placeres